Incineración, sí. Pero no antes de las 72h.

En mi última sesión de mediumnidad, ayudé a traspasar a una mujer que falleció por cáncer terminal con metástasis por todo el cuerpo y bajo los efectos de la morfina.

Pude vivirlo en primera persona y ello me permitió adquirir un conocimiento que me fue dado para compartir.

Sentí, literalmente en mi cuerpo, el dolor de los huesos de esta mujer y cómo éstos se deshacían. Sentí, literalmente, las células de su sangre enfermas, en diferentes maneras. Sentí, literalmente, el cuerpo descomponerse por dentro. Sentí, literalmente, la incapacidad de poder retirar la energía del cuerpo físico al tener la conciencia dispersada por los efectos de la morfina. Sentí en mi cuerpo como ella entendía que la morfina suavizaba el dolor, pero cómo a su vez era un obstáculo para la muerte y salida del cuerpo y cómo ello la había mantenido atascada en el astral.

Sentí, a través de mi cuerpo, cómo era consciente de que la habían incinerado. Y lo sintió correcto para eliminar toda la materia física enferma. Pero fue demasiado pronto. Le faltaron 24h para poder desprenderse completamente de ese cuerpo y retirar la energía de a poco. Eso tampoco ayudó.

Sentí como las cenizas fueron enterradas y devueltas a la Tierra. Eso era tremendamente reparador para mi ser, porque era la manera en que mis familiares me daban la libertad para irme y volver a la Madre.

Tumbada en la camilla, porque me quedé blanca y casi me desplomo, los propios familiares me ayudaron/la ayudaron sujetando mi cabeza y mis piernas, para poder recuperar la conciencia dentro del contenedor que es el cuerpo y poder salir por la puerta que corresponde.

Y así pude exhalar su último aliento.

Y ella salió de mi cuerpo hacia arriba y yo pude recuperar mi sentir, ahora como Ma. Àngels completamente, viéndola allí en el cielo con su marido, que la esperaba. Agradecidos ambos.

La comunicación siguió, ahora ya sentada de nuevo en la silla.

Confío que estas experiencias nos permitan a los que quedamos vivos aprender sobre el buen morir.

Anuncios

Un comentario en “Incineración, sí. Pero no antes de las 72h.”

  1. Gracias por lo que compartiste. Desde lo humano es muy dificil comprender ese proceso porque lo desconocemos completamente, y le tememos a lo desconocido. A traves de estas iluminaciones, vamos a poder aceptarlo con naturalidad, como un paso tan familiar en la vida como lo son la adolescencia, recibirse en la facultad, mudarse a vivir en otra ciudad alejandonos de nuestros familiares o jubilarse, por poner ejemplos.
    Con el tiempo, tendremos una conciencia mas plena de ambos mundos y seremos mas relajados y expandidos como humanos.
    Un abrazo

Los comentarios están cerrados.